La traducción de los contratos de transporte terrestre

La traducción de los contratos de transporte terrestre

Por contrato de transporte terrestre se entiende aquellos documentos en virtud de los cuales se obliga a las partes a conducir de un lugar a otro por tierra un producto a cambio de una determinada suma de dinero.

Del mismo modo, el contrato de transporte terrestre también alude a las personas y pasajeros que van incluidos en tales medios.

El contrato de transporte incluye una serie de obligaciones y derechos, para el cargador y el porteador. En el primer caso destacan la entrega de las mercancías al porteador, así como el suministro de los documentos pertinentes y el pago por el porte o flete convenido. Por el lado de los derechos de esta figura destacan el derecho a la ejecución de la prestación convenida, el derecho a dejar sin efecto el contrato y el derecho de preferencia.

Asimismo, entre las obligaciones del porteador destacan la recepción de la mercadería, el emprendimiento del viaje, la custodia y conservación de la carga, así como la entrega de la carga a su consignatario. Entre los derechos de esta figura sobresale el cobro por el porte o flete convenido.

En lo que respecta a la traducción de los contratos de transporte terrestre de mercancía, los interesados en las mismas han de tener presente que este tipo de documentos aluden, en paralelo, a todos aquellos transportes relacionados con el transporte fluvial y en bicicleta, además de los transportes postales, quedando únicamente excluidos de ellos los servicios relacionados con el transporte aéreo y marítimo.

En este sentido, la traducción de los contratos de transporte terrestre es especialmente conveniente en el caso de los servicios de transporte de viajeros, ya sean estos los que se llevan a cabo por carretera, como el autobús, como por tren. Ello se debe a la cantidad de viajeros que diariamente utilizan estos servicios, y por ende, a las empresas que aseguran este servicio.

De hecho, la traducción jurídica de los contratos de transporte terrestre es importante dado el origen de los inversores y socios de estas compañías, además de la internacionalización de las mismas y de su exportación a terceros países. Este fenómeno de traslación también es extensible al caso del transporte de mercancías y a la traducción de los contratos asociados a estos productos.

Así, dada la libre circulación en el ámbito de la Unión Europea son numerosas las compañías que llevan a cabo este servicio, motivo por el cual los documentos relacionados con el mismo han de estar traducidos pensando en los receptores de dichos servicios y sus lenguas madre.