La traducción jurídica de los contratos de cuentas en participación

La traducción jurídica de los contratos de cuentas en participación

El contrato de cuentas en participación es una figura jurídica mercantil poco conocida y, a veces, en desuso.

En concreto, se trata de una fórmula asociativa regulada por el artículo 239-243 del Código de Comercio, que se caracteriza por la posibilidad que tienen los comerciantes en interesarse en las operaciones de los otros, contribuyendo en las mismas con una parte de capital convenido.

Asimismo, la ley establece que dichos comerciantes se hacen partícipes de los resultados, ya sean prósperos o adversos, en la proporción que ambas partes del contrato determinen. En este sentido, la normativa visibiliza dos figuras, de un lado el cuenta-participe, que se limita a poner un capital en un negocio, y de otra el gestor, que lo lleva adelante bajo su nombre.

De este modo, en el caso de que esta obtenga beneficios se recuperará el capital y los rendimientos previamente pactados. Formalmente, esta modalidad de contrato no supone la creación de ninguna estructura societaria aparte. Tampoco ningún patrimonio separado, pues el dinero se integra en el patrimonio del gestor, que lo usa para el negocio convenido. En realidad, a los efectos se trata de un préstamo, aunque el prestamista asume el riesgo del negocio a partir del capital aportado, que tiene como compensación una remuneración derivada de los beneficios del proyecto, en el caso de que los haya.

En este sentido, la traducción de los contratos de cuentas en participación se erige como un paso de obligado cumplimiento dado el contexto económico global que existe en la actualidad. Así, el trabajo de traducción es importante en el caso de las iniciativas por parte de emprendedores.

De hecho, cada vez son más los empresarios individuales que se deciden por llevar a cabo su propia iniciativa de negocio, la cual requiere contar con una financiación previa. Así, la traducción de contratos de cuentas en participación es muy adecuada en los casos de que los inversores sean de origen extranjero, de modo que con ella el contenido de tales documentos termine siendo totalmente comprensible.

Asimismo, traducir contratos de cuentas en participación resulta importante para aquellas modalidades de inversión basadas en business angels, las cuales están experimentando un importante auge en España y a través de las cuales se financian proyectos empresariales innovadores y novedosos, las startup. Es por ello que la traducción de estos documentos resulta eficaz para que tales operadores conozcan las particularidades de la inversión que llevan a cabo.