El contrato de permuta mercantil y su traducción

El contrato de permuta mercantil y su traducción

El contrato de permuta es un documento por el cual cada uno de los contratantes es obligado a dar una cosa para recibir otra.

Este contrato queda regulado en casi todos los aspectos por el Código Civil español, que lo asocia a la venta. No obstante, se diferencia de este procedimiento en algunas cuestiones.

La primera de ellas es que si uno de los contratantes hubiese recibido la cosa que se le prometió en dicho contrato, y justificase que no era posesión de la persona que se la entregó, no podrá ser obligado de la devolución del objeto que ofreció pero sí deberá devolver lo que recibió.

Del mismo modo, la normativa indica que el que pierda por evicción la cosa recibida en permita, por el derecho de que un tercero ejerza sobre dicha cosa, tendrá dos opciones: recuperar la cosa que le dio en cambio o reclamar la indemnización por daños y perjuicios. En el primer caso, solo podrá hacerlo mientras la tenga el otro permutante aún en su poder, si bien habrá de atender los derechos adquiridos sobre ella por terceros con buena fe.

A este respecto, la traducción del contrato de permuta mercantil, se convierte en un trabajo fundamental en el caso de que una de las partes contratantes no hable el mismo idioma que la otra. De hecho, los contratos de permuta mercantiles son comunes a la hora de intercambiar distintos bienes muebles e inmuebles, independientemente de la zona geográfica de España y del perfil socio-económico que presenten las distintas partes del contrato.

Locales, viviendas, bienes materiales como coches o joyas. Todos estos objetos son susceptibles de formar parte de un contrato de permuta mercantil, en el cual la traducción es un paso obligatorio teniendo en cuenta las capacidades lingüísticas de las miembros que entran en juego en él.

La misma se lleva a cabo para facilitar el entendimiento del contenido del contrato de permuta y las condiciones a las que este se lleva a cabo, además de dar sentido a dichos contenidos y que la parte contratante de procedencia extranjera pueda reclamar, en caso de incumplimiento del mismo, sus correspondientes derechos.

Así, es importante que a la hora de elaborar la traducción de los contratos de permuta mercantiles sus responsables acudan a un equipo de profesionales que le garanticen la calidad del servicio, además de un plazo de entrega coherente con sus necesidades.