Traducciones Financieras para Banca privada

Traducciones Financieras para Banca privada Al hablar de banca privada nos referimos a todas aquellas instituciones financieras que se encargan de intermediar entre los diversos agentes económicos que existen, ya sean estos personas, empresas o el propio Estado. Para ello, estos agentes requieren contar tanto con capacidad de ahorro como con una inversión previa. En concreto, la banca privada se encarga de gestionar recursos analizando las circunstancias particulares de sus clientes: desde su situación vital hasta su patrimonio, pasando por sus preferencias y su perfil de riesgo.

Se trata de un servicio ofrecido tanto por grandes entidades financieras como por bancos dedicados exclusivamente a este segmento. En el mundo, Bank of America, Morgan Stanley y UBS son las entidades que gestionan una mayor cartera de clientes. Para ello, la inversión mínima que se exige a este tipo de clientes es contar con 100.000 euros de patrimonio líquido financiero.

En lo que respecta a sus funciones, además de resultar un servicio de asesoramiento a medida, la banca privada se distingue por ofrecer un servicio de gestión de carteras, sicavs y productos a medida de carácter diverso. Teniendo en cuenta estos rasgos que definen a las entidades que constituyen la banca privada, es natural que las mismas cuenten con un servicio de traducción especializado, el cual está motivado por varias causas.

 

Argumentos para la traducción

Las particularidades de los clientes son el primer rasgo que hacen importante la traducción de documentos y comunicaciones llevadas a cabo por las entidades que constituyen la banca privada. Así, se trata de organizaciones en cuya cartera de clientes está conformada por particulares y compañías de procedencia global, por lo que traducir su contenido a su lengua madre es necesario para que conozcan al detalle el estado de sus activos.

Otro de los motivos, no menos importante, que explica la necesidad de traducir todos los trabajos relativos a la banca privada es el rango que ocupan estas compañías a nivel internacional, por lo que sus estudios, informes y datos relativos a la organización se han de transmitir en otros idiomas, al margen de su lengua de emisión.

Por último, la traducción de estos documentos se justifica en el ahorro que le supone a los clientes contar con textos a los que pueden acceder directamente, sin necesidad de que tengan que contratar los servicios de un profesional de la traducción.