Las diferencias entre el español de España y de América Latina

Existen diferencias entre las variedades del español, aunque estas permiten a los hablantes comunicarse sin dificultad.

Su existencia es producto de una relación de larga data, que se produce cuando los colonizadores españoles viajaron por todo el mundo para difundir la palabra de Dios y tomar metales preciosos a cambio. Un pasaje que llevó a muchos de ellos a utilizar el lenguaje que estaba presente en dichas tierras.

Hoy casi 500 millones de personas hablan español en el mundo.

Casi 50 millones hablan el “castellano moderno” en España, el resto está repartido entre Centroamérica, Caribe  y Sudamérica, algunos países de África y de Asia, y también en algunos estados de EE.UU., donde se habla español y en cada uno de estos países, hay muchas diferencias de léxico y fonética.

Es por ello que a continuación vamos a analizar algunas de estas diferencias.

 

1. Ustedes

En el español de América Latina no se utiliza el “nosotros” sino que se hace uso del “ustedes” de carácter mucho más formal. Esto supongo que los estudiantes de español o el “castellano” en España han de recordar otra terminación verbal. Dentro del país también hay diferencias pues en las islas Canarias y Andalucía también se usa el ustedes, no así en el resto de la península y de Baleares.

 

2. Pronunciación

Por el contrario, las diferencias más notables se producen en el ámbito de la pronunciación, ya que en algunas zonas estas pueden perderse y en otras se pronuncian de manera subrayada, como puede ser el “ceceo” o la “ll” en Argentina, que tiene un sonido “sh”.

 

3. Vocabulario

Aunque la gran mayoría de las palabras españolas son universales, en el caso de un grupo de términos solo son usadas por algunas zonas geográficas de América Latina. Ejemplo de ello son los conceptos más informáticos, como “ordenador”, computador en Chile y Colombia o computadora en Perú, México o Argentina.

El teléfono móvil, sería celular.  Y cuando se contesta a una llamada, mientras que en España “¿Diga?, es la forma más común de responder, ¿Aló? en Chile, Perú y Venezuela; ¿Holá? en Argentina y Uruguay; ¿Bueno? en México.

Otra de las diferencias proviene del vocabulario de cada zona, pues si bien en España se dice bolígrafo, en Argentina es lapicera y en Chile lápiz pasta.

Si en España el “bus” o “autobús”, no será lo mismo en Chile y Perú, micro, ómnibus; Argentina sería colectivo; en Venezuela buseta, carrito; hasta transformarse en camión en México.

 

Sin embargo, las diferencias en el vocabulario español no son mucho mayores a las que existen en el inglés británico y en el estadounidense.

Aunque hay que tener cuidado con el significado de algunos términos, como es el caso del verbo coger en España, que no supone la misma definición en Argentina.