La Directiva de la Unión Europea núm. 2014/55/UE en materia de facturación electrónica para contratos públicos

La Directiva de la Unión Europea núm. 201455UE en materia de facturación electrónica para contratos públicos

Las facturas y los recibos se han venido emitiendo desde la invención de la escritura y son documentos cuyo objetivo es el de proporcionar una cierta seguridad jurídica tanto para los emisores de las facturas como para los destinatarios en el ámbito relacionado con los servicios y los pagos. Además de la factura habitual que se emite en papel, existe también una factura que se genera electrónicamente y que es vinculante para las autoridades de toda la Unión Europea.

 

¿Qué es una factura electrónica y cuáles son sus ventajas?

Las facturas electrónicas, es decir, aquellas que se generan electrónicamente, son documentos que cada vez con mayor frecuencia están reemplazando a las facturas tradicionales en papel y que ofrecen numerosas ventajas.

El ahorro de papel, de los gastos de envío y de tiempo son las mayores ventajas de una factura creada electrónicamente, ya que puede enviarse por correo electrónico. No se requiere un archivo en papel clásico para su almacenamiento y la búsqueda de una única factura en su propio sistema electrónico tan solo requiere de unos pocos clics. Los estados que son miembros de la UE acaban de acordar la igualdad de las facturas en papel clásicas y de aquellas que se generan por medios electrónicos, lo que significa que todos los aspectos legales se aplican por igual a ambos formatos.

 

A partir del 27 de noviembre de 2020, la factura electrónica pasará a ser de uso obligatorio

La Directiva 2014/55/UE tiene como objetivo la estandarización de las facturas electrónicas adscritos a los poderes adjudicadores, que obligará a que todas las administraciones de los Estados miembros reciban las facturas en formato electrónico para poder procesarlas. Un formato electrónico estructurado deberá servir como base para el establecimiento de un sistema de facturación electrónica e incluir información relacionada con los siguientes puntos clave:

  • El comprador/vendedor y el representante fiscal del vendedor;
  • El período de facturación;
  • El identificativo de la factura;
  • El beneficiario y la ejecución del pago;
  • Los detalles de la entrega o del servicio;
  • Los recargos o los descuentos en artículos individuales;
  • El desglose del IVA.

Los estados miembros de la UE deberán desarrollar modelos estándares para las facturas electrónicas. Hasta ahora, los archivos en PDF han sido el formato generalmente aceptado para las facturas electrónicas, a pesar de que los datos que contienen no pueden procesarse automáticamente. 

 

Las traducciones en las instituciones públicas

En el contexto de las facturas electrónicas, que requieren de un modelo estándar uniforme para la facturación en los estados de la Unión Europea dentro de las instituciones públicas, somos su proveedor de servicios para las traducciones relacionadas con la cuestión de la facturación electrónica. Nuestros traductores especializados traducen cláusulas estandarizadas para la emisión de facturas electrónicas en múltiples idiomas y somos también su contacto competente para los contratos o traducciones juradas. Háganos llegar su solicitud sin compromiso alguno y nos pondremos en contacto con usted de manera inmediata.