Las empresas extranjeras con unas ventas anuales superiores a 100.000 francos suizos pagarán el IVA en Suiza