La traducción de documentales

Combinando traducción audiovisual y especializada

La traducción de documentales está sujeta a todos los condicionantes propios de la traducción audiovisual: el nuevo texto debe adaptarse a los ritmos de la narración visual y favorecer una lectura fluida por parte del locutor. Pero además, la traducción del género documental presenta características muy determinadas que la convierten en una disciplina repleta de retos para el traductor.

Los documentales tienen como principal objetivo acercar a través del formato audiovisual parte o algún aspecto de la realidad. Aunque la ficción tiene cierta cabida en algunos, la búsqueda de la objetividad suele predominar en este género.

Temática y especialización

Algunos documentales tratan temas muy técnicos o ahondan en cuestiones complejas, por lo que muchas productoras y distribuidoras demandan los servicios de traductores especializados en las materias que trata cada documental. Los traductores también se encuentran con algunas dificultades al traducir temas de estricta actualidad o de los que no existe mucha información al respecto. En ocasiones, deben realizar una exhaustiva labor de investigación y documentación antes de comenzar las tareas de traducción.

Condicionantes audiovisuales

La traducción audiovisual presenta siempre ciertas dificultades, ya que se debe crear un texto que facilite la locución, teniendo en cuenta la duración del montaje y sus ritmos .

Es recomendable además que el traductor conozca las características y el estilo del documental antes de comenzar su traducción. Un formato bastante habitual es aquel que cuenta con una narración en voz en off o comunmente llamado voice-over, habitualmente redactada una vez que las imágenes ya han sido grabadas. Esta narración suele presentar las ideas de forma muy clara, con un estilo informativo o didáctico. Sin embargo, otros formatos que cuentan con entrevistas o un presentador suelen tener un estilo más espontáneo. Éstos suelen causar más quebraderos de cabeza a los traductores, sobre todo si no cuentan con una copia del guión en el idioma original.

Atentos al espectador

Uno de los mayores retos que se presentan a directores y productores de documentales es saber hacer llegar un tema (en ocasiones muy especializado y complejo) a su público. Por ello, es recomendable dejar su traducción en manos de profesionales especializados en el sector audiovisual, familiarizados con las diferencias que existen entre los diferentes géneros, formatos y estilos. De esta manera pueden garantizar que cada traducción encaje a la perfección en su formato audiovisual y se adapte al público al que va dirigido.