Transparencia y buenas formas: traduce tus informes due diligence

29.12.2014

El término due diligence hace referencia a la investigación de un negocio, empresa o persona particular que se realiza antes de firmar un contrato.

Aunque a veces se redactan por obligación legal, a menudo se hacen de forma voluntaria, para demostrar la transparencia y legalidad de un negocio. A la hora de traducir informes due diligence para agentes extranjeros deben tenerse en cuenta posibles diferencias culturales e idiomáticas, para evitar así posibles malentendidos u omisiones.

Traducción jurídica y financiera

A menudo, los informes due diligence son realizados a petición del comprador de un negocio con la asistencia del vendedor del mismo. El informe suele ser realizado por abogados, que atienden a la parte legal, y auditorías, que analizan la parte contable de la empresa o negocio en cuestión.

Es recomendable, por lo tanto, que la traducción de informes due diligence se deje en manos de traductores especializados en traducción jurídica y financiera. Es importante además que dichos traductores conozcan las diferencias que existen entre agentes de diferentes países, para asegurar que la traducción no dé lugar a ambigüedades o posibles malentendidos.

Los fallos en estos informes pueden acarrear consecuencias importantes, como conflictos o pérdidas económicas, por lo que dejarlos en manos de los traductores adecuados es altamente recomendable.

Transparencia y seguridad

Numerosos intereses diferentes se encuentran en la redacción de informes de este tipo. Para el vendedor es importante mostrar buenas formas y transparencia, demostrando la valía de la empresa. Traducir el informe a otros idiomas le favorece a la hora de realizar una buena venta y ganar visibilidad en el extranjero.

Para el comprador es muy importante evaluar la empresa que desea adquirir: el informe facilitará la toma de decisiones y eliminará el sentimiento de riesgo al realizar la compra. Por lo tanto, es importante que el traductor esté al tanto de todos los posibles intereses, conozca la situación de la empresa, las exigencias del comprador y el contexto socioeconómico que se encuentra.