¿Cómo traducir un análisis DAFO?

Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades: los análisis DAFO son herramientas clave para conocer la situación real en la que se encuentra una empresa y mejorarla, ya que permiten analizar sus ventajas competitivas y diseñar así la estrategia comercial que más se adapte a sus necesidades. Realizar una correcta traducción de un análisis DAFO es fundamental a la hora de dar a la empresa más visibilidad internacional.

Para sacar el máximo partido a la traducción de un análisis DAFO es recomendable que el traductor esté especializado en traducción financiera o de negocios, y conozca tanto la empresa en particular como el contexto socioeconómico en que ésta se encuentra. Además, si el análisis DAFO estudia la posibilidad de establecer la empresa en otro país, es recomendable que el traductor conozca también la situación socioeconómica y política del mismo. Así, el traductor participa en el estudio como un profesional que confecciona y pule la estrategia a emplear mediante el lenguaje.

El análisis previo a la traducción

A la hora de redactar un análisis DAFO se realizan un análisis interno y otro externo. El análisis interno estudia las características de la empresa en sí, es decir, sus debilidades y fortalezas. ¿Qué se debe mejorar y qué se hace ya correctamente?

Cuanto más familiarizado esté el traductor con los éxitos y debilidades de la empresa, más facilidades encontrará para transmitirlas en otros idiomas.

El análisis externo se centra en las amenazas y oportunidades. Para comprender y analizar a qué obstáculos se enfrenta la empresa y qué aspectos del contexto actual pueden favorecerle, es necesario que el traductor esté al tanto de la situación social, política y económica de los países implicados.

El uso del idioma

Tanto para destacar fortalezas como para defender las oportunidades de la empresa es necesario hacer un buen uso del lenguaje.

Por ello, para traducir un análisis DAFO es muy recomendable demandar los servicios de traductores especializados en traducción financiera y de negocios , que no solo estén al tanto de la actualidad política y económica sino que también dominen el lenguaje financiero y puedan sacarle el máximo partido a la traducción.