Traducciones para la restauración

Traducciones para la restauración

En la antigüedad ya existían fondas, en las que se ofrecían comidas a los viajeros. Cuando viajaban, los romanos paraban para comer en un Thermopolium, que era un pequeño local que servía comida en un mostrador que deba directamente a la calle. Se tomaban alimentos que se preparaban rápidamente y se podía reanudar el camino poco después. Pronto aparecieron tabernas y posadas medievales en las que podía hacer un alto en los viajes para comer y pernoctar. Mientras que los chinos ya comían platos a la carta durante la dinastía Song (960 - 1279) en Europa la gente se contentaba con lo que servía el cocinero de cada establecimiento. La restauración moderna, tal como la conocemos actualmente, surgió en el siglo XVIII en Francia y, desde allí, se extendió a todo el mundo. El concepto Restaurant surgió, en principio, como nombre de un caldo de carne, que debía permitir al cuerpo recuperar fuerzas. Un avispado hombre de negocios abrió en París el primer restaurante, donde se ofrecían diferentes caldos de carne para su consumo directo. Rápidamente se convirtió en un lugar de reunión muy apreciado, principalmente, para los ciudadanos acomodados. Actualmente, la restauración es un elemento imprescindible en cualquier país del mundo y, a diario, los cocineros crean nuevos platos y formas de preparación. Junto a los platos tradicionales, en las cartas de los locales pequeños y grandes se incluyen modernas interpretaciones y extraordinarias combinaciones de sabores. La movilidad de las personas las lleva a países lejanos y es frecuente encontrar cartas de restaurantes en dos o tres idiomas, prácticamente en cualquier lugar.

 

Las traducciones llevan el arte culinario a todo el mundo

Junto a las cartas, que se traducen a varios idiomas, principalmente en las zonas más turísticas, tanto los cocineros aficionados como los profesionales de todo el mundo buscan las recetas en su idioma. Con frecuencia se quieren reproducir en casa las exquisiteces regionales que se pueden disfrutar durante las vacaciones y también son muchos los restaurantes que buscan continuamente nuevas creaciones. Las agencias de traducción permiten el intercambio de formas de preparación y combinaciones de ingredientes, ya que los traductores cualificados y especializados están familiarizados con la terminología general de la restauración y la gastronomía, así como con la cocina específica del país, que requiere métodos de preparación especiales. El comer va unido, en todo el mundo, al placer y a la creatividad y las traducciones relacionadas con la gastronomía deben ser capaces de transmitir también la emocionalidad que comporta. Las publicaciones sobre países remotos despiertan el interés por lo distante y son estímulos para viajar muy valorados, que son seguidos por mucha gente. Aquí intervienen también los traductores viajeros que permiten hacer comprensible para los europeos las culturas de Extremo Oriente, ya que en todos los idiomas hay peculiaridades que solo pueden transmitirse a través de la experiencia. Otro servicio importante lo proporcionan los traductores en el campo de los certificados sanitarios y las normas higiénicas que se requieren internacionalmente en la restauración.