¿Cómo traducir un contrato mercantil al inglés?

¿Cómo traducir un contrato mercantil al inglés?

El contrato mercantil es un elemento esencial para garantiza la fluidez de las relaciones entre dos partes. En el marco de una actividad mercantil internacional, el contrato debe traducirse a la lengua del destinatario, respetando los conceptos jurídicos y culturales locales. Veamos cómo se debe traducir un contrato mercantil al inglés.

 

¿Qué es un contrato mercantil?

Un contrato mercantil es un documento jurídico que rige las relaciones mercantiles entre dos partes, como por ejemplo un vendedor y un comprador. El contrato es mercantil en el momento en que es redactado por un comerciante o si se realiza en el marco de un acto de carácter mercantil. Si el contrato se celebra entre un comerciante y un particular, estamos hablando de un acto mixto.

Para que un contrato mercantil sea válido, debe contener una determinada cantidad de información jurídica específica: cláusulas precisas relativas al objeto del contrato, los precios, la resolución de posibles litigios, así como la identidad de ambos firmantes y las condiciones del acuerdo, entre otros.

 

¿Cuándo debes traducir tu contrato comercial al inglés?

Son muchos los casos en los que la traducción de un contrato mercantil al inglés puede ser necesaria: apertura de una filial en un país de habla inglesa, actividades de importación-exportación, asociaciones o colaboraciones comerciales internacionales, etc.

Por lo tanto se trata de una etapa fundamental para garantizar la transacción entre dos interlocutores de diferentes lenguas.

El contrato mercantil debe traducirse al inglés cuando sea la lengua de una de las partes, pero el inglés también puede ser la lengua de referencia para facilitar la comunicación entre ambos firmantes.

 

¿Cómo se debe realizar la traducción de un contrato mercantil al inglés?

Teniendo en cuenta el objetivo de este tipo de documentos, es fundamental recurrir a un profesional con experiencia para traducir un contrato mercantil al inglés de forma adecuada. El más mínimo error de interpretación o torpeza lingüística puede desvirtuar el documento en su totalidad y causar importantes perjuicios en caso de litigio.

Por lo tanto, la traducción de los contratos mercantiles al inglés debe ser realizada por traductores especializados en traducción jurídica. Solamente un traductor de esta clase puede captar todas las especificidades de un documento tan técnico y realizar una traducción impecable, fiel al original y que respete las normas jurídicas y los códigos culturales locales.

Asimismo, la lengua materna del traductor debe ser la inglesa (un traductor siempre traduce hacia su lengua materna), y debe ser originario del país al que va dirigida la traducción.

Por ejemplo, para traducir un contrato mercantil para un cliente de Estados Unidos, lo más adecuado es dirigirse a un traductor estadounidense. Existen numerosas diferencias de vocabulario, gramática y ortografía entre el inglés británico y el americano.

 

Preguntas frecuentes sobre la traducción de un contrato mercantil al inglés

La confidencialidad de un documento contractual es un elemento fundamental. Por lo tanto, es muy importante acudir a una agencia fiable y de prestigio que garantice la máxima confidencialidad de tus documentos y tus datos personales.

Pues sí, es posible certificar o jurar la traducción de un contrato mercantil al inglés. En este caso, debes recurrir a un traductor jurado cuya lengua materna sea la inglesa.

Un contrato mercantil puede traducirse al inglés si es la lengua materna de una de las partes, o si se elige el inglés como lengua de referencia para formalizar por escrito los acuerdos entre los dos firmantes.

 

Añadir un nuevo comentario