La traducción jurídica de contratos de transporte marítimo

La traducción jurídica de contratos de transporte marítimo

Los contratos de transporte marítimo de mercancía hacen referencia a aquellos acuerdos por los que una parte, denominada transportista, se compromete frente a otra, denominada cargador, a entregar en el puerto convenido al receptor las mercancías o buques en iguales condiciones a las que estos poseían al embarcar a cambio de un precio determinado.

Los contratos de transporte marítimo, por norma general, están regulados por las reglas de Visby, modificadas en 1979, o bien por las reglas de Hamburgo, del convenio de las Naciones Unidas sobre transporte de mercancías por mar. Del mismo modo, la interpretación jurídica de estos contratos puede ser legal, en el caso de los países europeos continentales, o jurisprudencial, para los países anglosajones.

Dentro de los contratos de transporte marítimo existe una tipología, entre los que destacan los contratos de explotación del buque, los contratos de arrendamiento, los contratos de fletamento por viaje, los contratos de fletamento por tiempo, los contratos de transportes de mercancía en régimen de conocimiento, los contratos de explotación naviera, los contratos de remolque, los contratos de pasaje y los contratos auxiliares de la navegación.

La traducción de los contratos de transporte marítimo es importante de llevar a cabo, pues la mayoría de los mismos se desarrollan entre empresas de diferentes países y, por tanto, con interlocutores cuyas lenguas de origen son diferentes. Es por ello que antes de proceder a la puesta en marcha de este servicio, las empresas implicadas deberían atender a la traducción de dichos documentos, a partir de la cual las partes afectadas conocen el contenido exacto de los contratos de transporte marítimo.

De hecho, traducir los contratos de transporte marítimo es importante incluso entre las empresas que desarrollan este servicio en países donde se habla el mismo idioma madre. Ello es consecuencia de que muchas de estas organizaciones poseen inversores extranjeros, a los cuales les interesa conocer el contenido de las mercancías que se transportan, por lo que la traducción de estos documentos se convierte en un servicio con varias utilidades.

Sin embargo, a la hora de llevar a cabo este tipo de trabajos de traducción, las empresas contratantes han de tener en cuenta que deben contar con el mejor equipo de profesionales. El mismo deberá responder con garantías a sus pedidos, a la vez que devolverles un trato de calidad.