El contrato de compraventa mercantil y la traducción

El contrato de compraventa mercantil y la traducción

El contrato de compraventa es el más frecuente de los contratos mercantiles. En el mismo, el vendedor tiene como obligación poner a disposición del comprador las mercancías susceptibles de la transacción.

Ha de tener en cuenta que el retraso en la entrega no es causa de incumplimiento total del contrato, aunque el comprador puede pedir la resolución del mismo y, además, solicitar una indemnización por daños y perjuicios.

Del mismo modo, el vendedor también debe tener presente que solo se libera de los riesgos de pérdida del producto objeto del contrato de compraventa cuando pone a disposición o entrega al comprador las mercancías. Por su parte, el comprador tiene como obligación fundamental el pago del precio. Así, la compraventa mercantil presenta la obligación de pago desde el momento en que se han puesto las mercancías a disposición del comprador o si ha vencido el plazo pactado.

En paralelo, los contratos de compraventa suponen la obligación por parte del comprador a recibir las mercancías adquiridas, que únicamente se puede oponer si hay una justa causa, esto es: defectos en la mercancía o que no se trate de la calidad o cantidad pactada por el producto o servicio comprado. Así, si este no rechaza las mercancías sin justa causa generará un incumplimiento de contrato, por lo que el vendedor también podrá solicitar el cumplimiento de tal documento, además de una indemnización.

En lo que respecta a la traducción de los contratos de compraventa, la misma no resulta de obligado cumplimiento pero sí es muy útil en cuanto a las distintas posibilidades que ofrece este servicio a aquellas empresas que lo soliciten así como a las organizaciones que lo ofrezcan como complemento a la formulación de este tipo de operaciones, tales como despachos de abogados.

Ello es consecuencia de la cantidad de operaciones de compraventa que tienen lugar en España a cargo de ciudadanos de origen extranjero, cuyo conocimiento de los idiomas oficiales de España es nulo o muy bajo. De ahí que para facilitar las operaciones y formular las mismas adecuadamente la traducción de tales contratos se convierta en un servicio adicional que ofrecer a los clientes, a través del cual aumenten las transacciones y procesos de compraventa.

No obstante, los clientes han de tener claro que la traducción de este tipo de documentos han de contar con profesionales garantes de la calidad de dicho trabajo. El mismo, además, ha de estar proyectado en el tiempo y forma solicitado, además de exigir al profesional de la traducción, un proceso de comunicación rico.