Los contratos de seguros y su traducción

Los contratos de seguros y su traducción

Los contratos de seguro atienden a los acuerdos a través de los cuales una de las partes, denominada asegurador, se obliga a resarcir de un daño o a pagar una suma de dinero a otra parte, denominada tomador.

Ello es consecuencia de la verificación de una eventualidad prevista en el contrato, que resulta a cambio del pago de un precio, denominado prima, por el tomador.

El contrato de seguro puede tener por objeto cualquier clase de riesgos si existe previamente un interés asegurable. En este sentido, el tomador del seguro se obliga a efectuar el pago de una prima, a cambio de la cobertura otorgada por el asegurador, la cual le evita afrontar un perjuicio económico mayor, ello siempre en los casos de que se haga efectivo dicho siniestro.

Del mismo modo, se ha de tener en cuenta que los contratos de seguro son de carácter consensual, por lo que las obligaciones y derechos resultan recíprocos entre el tomador y el asegurador. Las mismas empiezan desde que se ha celebrado la convención, aun antes de emitirse la póliza que refleja las condiciones del contrato de seguro.

En lo que respecta a la traducción de los contratos de seguro, este trabajo presenta un abanico de aplicaciones amplio y diverso, pues a los bienes inmuebles y personales, tales como seguros de vida, de decesos, de viviendas, de comunidades de propietarios o decenales; se han de sumar otra serie de seguros sobre bienes tangibles y concretos, entre los que destacan los medios de transporte particulares.

En esta línea, se debe tener en cuenta que la traducción jurídica de contratos de seguro es especialmente relevante para aquellas zonas geográficas de España con amplia presencia de ciudadanos de origen extranjero, desconocedores de la lengua castellana.

Asimismo, también se procederá de manera pertinente a la traducción de contratos de seguros para aquellas empresas que directa e indirectamente estén relacionadas con estos servicios y cuenten entre sus clientes con personas de origen extranjero radicadas españolas o turistas que se encuentren de viaje en España.

Sin embargo, la traducción de los contratos de seguro conlleva la contratación de un equipo de traductores profesionales para ello. El mismo deberá dejar constancia de la calidad de su trabajo a través de la garantía del mismo y de su respuesta de cara a los planteamientos y exigencias de los clientes.