La traducción jurídica de los contratos mercantiles

La traducción jurídica de los contratos mercantiles

Los contratos de sociedades comerciales hacen referencia a aquellos convenios celebrados entre dos o más socios, entre dos o más accionistas o entre cinco y más cooperativistas.

Según la ley, tales partes del contrato aportan efectivo o especie, conocimientos o trabajo, para alcanzar un fin lícito y común. De hecho, están mutuamente obligados a darse cuenta del mismo.

Son varias las características comunes que se desprenden de los contratos de sociedades mercantiles. Entre las mismas destacan su carácter bilateral o multilateral. Este se produce cuando intervienen dos socios o accionistas en el primer caso o más de dos en el segundo.

Los contratos sociales comerciales también se distinguen por su carácter oneroso, supuesto que se da cuando los socios, accionistas o cooperativistas reciben provechos y gravámenes recíprocos. Finalmente, estos documentos comparten una tercera característica, como es la formalidad. De este modo, los contratos comerciales han de formularse por escrito, elevarse a escritura púbica e inscribirse en el registro público.

La generalidad de los contratos de sociedades comerciales hace necesaria la traducción de los mismos en numerosos casos. Así, traducir estos documentos es de obligada recomendación para aquellos particulares o empresas que deseen beneficiarse de las ventajas que ofrecen tales documentos, las cuales son cada vez más numerosas.

En paralelo, la traducción jurídica de los contratos de sociedades comerciales son una pieza imprescindible en el caso de que los socios, accionistas o cooperativistas que intervengan en tal acuerdo manejen idiomas diferentes, motivo por el que traducir estos trabajos permite la comprensión completa de los mismos a la totalidad de las partes afectadas.

Finalmente, la traducción de los contratos de sociedades comerciales supone una ventaja competitiva de los responsables que configuran dichas organizaciones. Así, se configuran como un documento que constata la transparencia de los mismos, el cual se puede publicar y hacer que sea de acceso generalizado. En estos casos, lo más conveniente es su puesta a disposición de los lectores a nivel digital, esto es, en la página web corporativa de las compañías.